martes, mayo 09, 2006

Sobre Partidos Políticos






















Hace poco encontré en la red un muy buen artículo sobre las ideas y fundamentos de los nuevos partidos políticos en Colombia. En este texto Luis Alejandro Arévalo, propone el análisis del nuevo escenario político partidista a partir de las motivaciones de las colectividades (motivaciones atravesadas por ideologías, posiciones y opiniones políticas). Transcribo textualmente algunos apartes de este artículo:

"Las recientes elecciones parlamentarias muestran hasta ahora un cambio sustancial en la conformación del mapa político en el Congreso de la República, que se evidencia en la consolidación de mayorías diferentes a las tradicionales en nuestro país. De acuerdo a la nueva conformación política del Congreso colombiano resulta pertinente conocer las ideas políticas y los valores que defienden dichas mayorías. Asimismo y teniendo en cuenta esta dinámica política, es necesario conocer de qué forma esta nueva balanza de poder afecta las propuestas y las ideas de los partidos tradicionales y si sus identidades se ven comprometidas en medio de la trama política actual. Se impone una breve consideración de método para emprender un estudio de la coyuntura."

"En el sistema democrático, cuando los partidos políticos no logran penetrar la sociedad con sus ideas y propuestas, demostrando, además, divisiones y pugnas internas, el ciudadano deja de comprender el sistema como uno de partidos. Por lo anterior, una sociedad en donde sus partidos políticos tradicionales disuelven sus ideas y valores en personalismos y en donde la participación política tiende a una irremediable apatía, la aparición de nuevas fuerzas políticas y su traducción en partidos políticos se hace posible. En este escenario, el ciudadano que participa del sistema democrático percibe al político y a los partidos políticos como representantes de tendencias, menos que comprender sus ideas y valores particulares de partido. La tendencia es un conjunto de reacciones de orden psicológico que se inclina hacia un modo de obrar determinado. Esta, tanto en física como en psicología, es la inclinación que derivada de factores reactivos ante una situación precisa. La tendencia política es menos que la ideología por su carácter coyuntural, su ausencia de propuestas de largo plazo y de modelos ideales de sociedad e individuo. Debido a una ausencia de cultura política democrática, reflejada en el abstencionismo creciente y en el escandaloso número de votos nulos de las pasadas elecciones, es fácil constatar que el electorado colombiano se mueve con las tendencias que representan figuras específicas y no con ideologías de partido. Por esto, cuando se trata de elegir un candidato se escoge lo que su imagen representa dentro de una tendencia."


Luis Alejandro Arevalo es Politólogo de la Universidad de los Andes, MA en filosofía política y candidato a doctorado en filosofía. Muchas gracias por su aporte a este espacio. El articulo original fue publicado en http://www.actualidadcolombiana.org/.




Para la encuesta:

¿Que impresión ha tenido usted acerca distanciamiento del Alcalde Luis Eduardo Garzón, de las directivas del partido "Polo Democrático Alternativo"?

11 comentarios:

  1. El Polo se desperdicia a sí mismo. El alcalde no es bueno pero gobierna a 7 millones y pico y es muy influyente y sus copartidarios lo desprecian con una miopía que solamente nos indica los incapaces que son. Son ineptos en medio de muchos ineptos... pero ese es otro cuento y no para esta encuesta

    ResponderEliminar
  2. De nuevo, la visión utópica de partido no se puede siquiera evocar en Colombia. Los partidos, y no sòlo en Colombia, son aparatos clientelistas de reparticiòn de la torta. Así que la ideología es una fachada que encubre la verdadera intención de todo político electoral: obtener la administración de Estado para hacerse de sus ingresos y capacidades de dirección social en funsión de sus propios intereses. Esto desde la visión liberal en donde se considera al elector como cliente al que se le da la mercancía de la ideología a cambio de votos que significan el acceso al poder, que a su vez garantizan la administración del aparato estatal para su usufructo. Esto para cualquier tendencia ideológica que busque el poder del Estado o en general de la sociedad (la religión, por ejemplo)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:00 p.m.

    "para hacerse de sus ingresos y capacidades de dirección social en funsión de sus propios intereses"

    Tu mismo lo dijiste, "SUS PROPIOS INTERESES" Me gusta pensar en la métafora animal del apetito por el poder, como si solo nos rigiera este apetito. El problema es que al ser tantos, nos TOCA organizarnos de alguna manera para aprender a manejar ese apetito por el poder. Pero te repito, esos ¨propios intereses¨ muy a pesar de la simpleza animal, en el hombre no pueden ser exteriorizados SOLAMENTE mostrando las garras o aullando muy fuerte, o seduciendo. Nosotros, debemos conjugar esa pulsión por el poder, PODER NO COMO CONTROL, ojo!! Conjugarla con nuestra característica fundamental como especie, la capacidad de articular conceptos y de expresarlos en un discurso que en ultimas contiene la suma de nuestros deseos materializados en voluntad política. Ahi si, puede ser una voluntad de control de algunos grupos o mayorías. Lo que se busca justamente al develar las ideas detras de los ¨partidos¨ en Colombia es justamente eso. Hacia dónde nos llevan en este sistema de mayorías quienes controlan desde la minoría el ¨sistema¨ democrático? Se busca, como tu dices, poner en evidencia el sentido de sus intenciones. Recordemos que cabalgar el poder, que montar la bestia indomable, tratar de agarrarse de su flujo, es la pretensión de quienes quieren CAPITALIZAR el poder, algo imposible si entendemos el poder como energía cinética.
    Es lo que vemos en nuestro país, un intento por comprender la política como un escenario de mercado y el poder como un capital. Graciosa concepción que culturalmente nos pone cercanos a esa reeligión que mencionas al final. Para terminar por ahora, no hay tal cosa como una tendencia ideológica, existe o una tendencia o una ideología, o una inclinación ideológica o una tendencia política. Pero en últimas organizarse para la supervivencia y la evolución parece ser una tarea forzosamente colectiva. Organizarse durante siglos para robar a los incautos... creo que no somos tan incautos y que la idea que tu expresas en tu post es uno de los presupuestos de quienes participan del ¨sistema¨ democrático, en los dos lados, de una parte el electorado, que sabe y cuenta con lo que tu afirmas, y los elegibles quienes, cuentan con ello para poder participar del ¨sistema¨ no enmascarando sino canalizando esas intenciones en su discurso, porque a la larga todo este juego es de eso, de palabras cierto? No hemos llegado aún a la sinceridad del látigo, los grilletes y el despotismo. Vamos para allá? Podrémos saberlo mientras dispongamos de ideas y palabras para averiguarlo, o tendremos que olfatear los humores de quienes solo quieren succionarnos la sangre, para alejarnos, hacerles mala cara, O QUE NOS LA SAQUEN A GOTICAS SIN QUE NOS DEMOS CUENTA. A pesar de nuestra apatía y rechazo y el poder, mientras tengamos enería vital hace parte de nuestras vidas, nos guste o no.

    ResponderEliminar
  4. He descubierto que la politica como un juego de poder, es una forma de manejar unos interes particulares, y como todo juego hay estrategias, nosotros somos los que nos creemos los cuentos... o los sufrimos aqui seria sinonimos...

    ResponderEliminar
  5. Estaba como perdido señor Toposauro. Mucho trabajo?

    Para comentar voy a empezar por el articulo, si bien comparto la posición del escritor que sugiere la falta de una cultura política y de paso el seguimiento de tendencias por parte de los electores, el problema es claramente la falta no solo de ideas sino de resultados de los partidos tradicionales, que llevan mas de 100 años en el poder y como vemos Colombia precisamente no es un país prospero ni ha tenido los mejores dirigentes provenientes de tales elites. La gente del común ya no le cree nada ni a Liberales ni a Conservadores, especialmente a los primeros perdedores de las parlamentarias y de las presidenciales déjenme adivinar. Entonces esa asociacion que tienen los electores con corrupción y errores es lo que los lleva a dirigirse a la primera opción diferente que se pone sobre el tablero.

    Para la encuesta mas que una posición tengo una especie de chisme del señor Garzón. La semana pasada con los acontecimientos que todos conocemos Lucho estuvo a punto de renunciar a la alcaldía y así se lo comunico a los dirigentes del Polo. De paso cuando llego a hablar con el presidente estaba completamente fuera de si y le dijo al presidente que no soportaba mas la situación, de no haber sido porque el primer mandatario toma cartas en el asunto Luchito hubiera dejado bacante. El otro dato es que el alcalde de Bogotá esta amenazado de manera relevante y tuvo que aumentar su grupo de escoltas, se le esta complicando la cosa a este es sindicalista. A mi no me cae muy bien pero me parece que por fin se puso los pantalones y tomo la decisión acertada la semana pasada.

    Un saludo, Christian Pinzón

    ResponderEliminar
  6. Que yo sepa, Lucho ya estaba distanciado con el entonces PDI casi desde que se posesionó. Al parecer, como manifestó Lula hace unos meses cuando vino a Colombia, Lucho se dio cuenta de lo diferente que es estar "al otro lado".

    Al interior del PDA parece que no se entienden tan bien los unos con los otros, más allá de las divisiones simplistas en vertientes "moderada" y "radical" de algunos medios nacionales. Si pasan cosas como esta, el partido no debe andar nada bien.

    ResponderEliminar
  7. ¿en cuanto % va la poblacion que no participa?, a veces me da la impresion de que eso es una gran mayoria.

    Con lo del PDI, ¿realmente no es al reves?. Para mi es un poco mas como dice Julián O.

    ResponderEliminar
  8. La pelea es sencilla, consiste en que el PDA busca dar respuesta a la siguiente pregunta: ¿Quién va a ser el candidato presidencial en 2010?, y ahí una vez El Tiempo acertó en una editorial sobre la lucha interna del Polo, que definitivamente es ideológica, (estoy convencido de que en el PDA el problema es un exceso de cultura política muy diversa y muchas veces contraria en su interior, unos tiene una línea de izquierda izquierda y otros son más moderados mientras se consolida elporyecto político, mejor dicho: entre los Lula y los Chávez. Así, mientras Lucho recibe a Lula, Petro visita a Chávez, y en emdio de las decisiones electorales van y entran a cierta excandidata liberal a la alcaldía y eso dividió las aguas. Es mi humilde opinión que la unidad de este partido se consolidará más adelante pero hoy es un problema de gobernabilidad para la ciudad.

    ResponderEliminar
  9. Respecto a lo de Lucho la verdad me lo esperaba. Lucho fue elegido por un Polo al que no se había adherido el MOIR, de un polo menos heterogeneo y si se quiere menos "radical". En todo caso me parece una mala jugada del PDA de cara a las elecciones presidenciales, la impresión general es que Lucho manejó bien el paro -a mí me lo parece-, que ha sabido ponerse al frente de temas sensibles como TM o vendedores. Incluso la bancada peñalosista en el Concejo ha reconocido la mejora en cuestiones sociales, sobre todo en las localidades (de hecho hace tres años no había ninguna infraestrutura de servicios distritales en localidades como Kennedy, ahora se pueden hacer cosas como jornadas de vacunación, tomas barriales, etc.). En general me parece que hay la impresión de que Lucho se alejó de los pobres pero no creo que sea tanto así, lo que pasa es que una cosa es brindar infraestructura de servicios sociales y otra dejarse chantajear de los transportadores, y como los medios no van a Bosa o a Ciudad Bolívar a constatar que allá la cosa está un poco menos grave nadie se da cuenta.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por incluirme en su encuesta.

    Favor métame en el porcentaje de los NS/NR.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Y es que el Polo es partido?
    Ojaja algun dia lo sea.

    ResponderEliminar