lunes, febrero 09, 2015

Informes de la Fuerza Pública coinciden en que el capo Víctor Ramón Navarro, alias Megateo, controla los cultivos y la producción de COCA, en una alianza con FARC y ELN

En los 11 municipios del Catatumbo, desde hace cerca de dos años ni la Fuerza Pública ni los Grupos Móviles de Erradicación han podido arrancar matas de coca ni fumigar.

Dieciocho meses después del acuerdo entre el Gobierno y los líderes de la protesta campesina, que permitió levantar un paro de dos meses y que contemplaba el compromiso de frenar la fumigación a cambio de la sustitución voluntaria de narcocultivos, el balance es desalentador.

Norte de Santander es el tercer departamento más sembrado con coca, y es el primero con mayor crecimiento de cultivos ilícitos. En el 2013, de acuerdo con el Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci) de la ONU, las hectáreas con coca crecieron en un 41 por ciento frente al 2012. Y el último intercensal del año pasado (que proyecta cómo será la cifra de cierre) arrojó que tendrá un nuevo crecimiento de al menos un 40 por ciento. Mindefensa indicó el viernes en Cúcuta que el aumento ha sido del 100 por ciento.

http://app.eltiempo.com/politica/justicia/bonanza-de-la-coca-en-catatumbo-atrae-hasta-a-familias-de-cucuta/15213178

martes, enero 27, 2015

“Errores desafortunados”

Según la historiografía contemporánea que quieren imponer las FARC y sus aúlicos, ellos no cometen crímenes... solo son víctimas de “errores desafortunados”, “situaciones imprevisibles”, en su ideario de “resistencia popular”.

jueves, enero 08, 2015

La Mermelada

El exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, explicaba su proyecto de redistribución de las regalías del petróleo utilizando el símil de que el país era como una tostada que solo tenía mermelada en la mitad y que había que esparcirla mejor.




A tan creativo ejemplo los políticos le cambiaron el sentido y lo ampliaron a los puestos y los contratos, con los que siempre se ha aceitado la maquinaria.

domingo, noviembre 16, 2014

HISTORIA DEL PASTEL DE GARBANZO

HISTORIA DEL PASTEL DE GARBANZO
por: Jorge Willian Correa Monroy

Imagen tomada de “Saboreando a Colombia”


A mediados o casi finales del Siglo XVII, doña Juana Rangel de Cuéllar (fundadora de Cúcuta) y su madre, doña Paula, hicieron de su centro de vivienda la Hacienda del Tonchalá y desde allí, vigilaban y atendían las demás estancias de su propiedad como El Rodeo, Guasimal, Guaduas, Morantes , El Magro, etc. todas ubicadas en lo que hoy conocemos como el municipio de Cúcuta.
Para poder cumplir con sus correrías, visitando sus cabezas de ganado y diferentes cultivos, además o en demasía por ser una religiosa empedernida, con familia dedicada al sacerdocio como lo fue su tío el Padre Alonso Rangel (antiguo dueño de la estancia El Tonchalá), tener que dirigirse hacia el costado oriental del río Pamplonita donde oficiaba la única parroquia e iglesia en el pueblo indio de Cúcuta, (hoy Barrio San Luis), las travesías eran demasiado largas a lomo de caballo, ella debía llevar menaje para palear las largas jornadas de recorrido.
Contaba entonces entre sus esclavos, con Magreb (africano del Noroeste), un moro de su más absoluta confianza y quien hacía las veces de cocinero, quien le preparaba los avíos necesarios de acuerdo a sus correrías, pero, en especial, el favorito de doña Juana, un envuelto que hacía con harina de granos a los que humedecía y asaba en forma de Roti o chapati, (una especie de pan plano), al que rellenaba con un grano traído del Mediterráneo Oriental, Turquía o Grecia llamado garbanzo, junto con especias de La India que le prolongaban su durabilidad.
Se desconoce el nombre que le daban a este “pastel”, merienda favorita de Doña Juana. Se desconoce también, si la receta era del moro por su cultura árabe.
También se desconoce, si la receta viene del acervo cultural de la familia de doña Juana o si fue producto de la improvisación del momento histórico que obligaba a los viajeros a llevar viandas resistentes a las temperaturas y al tiempo de los recorridos.
Lo que sí se sabe es que hoy, más de 280 años después, en Cúcuta, LA CIUDAD DE LOS PASTELES, mueve al año más de 40 millones de dólares en este subvalorado producto y que genera más de 5000 empleos entre directos e indirectos, y que arrastra otros productos accesorios que generan valor como el ají, panela, masato, bebidas gaseosa, etc., (ver estudio de la industria de los pasteles en Cúcuta), el pastel de garbanzo como evolución del envuelto de doña Juana, es el favorito de todos los cucuteños y visitantes que hasta el ex presidente más querido y más odiado del país,  pedía en sus consejos comunales de Gobierno.