miércoles, noviembre 30, 2005

Sobre el Dinero



















¿Porqué utilizamos dinero? ¿A qué le podemos llamar dinero? ¿Cuál es la función que cumplen los bancos en relación con el dinero?



Busquemos semejanzas: ¿Qué tienen en común los dientes de ballena, una piedra en el fondo del mar[1], las conchas de nácar, la sal, los naipes en la primitiva colonia francesa de Québec[2] y los cigarrillos en un campo de prisioneros americanos en Alemania en la segunda guerra mundial? Todos estos elementos en su momento han sido utilizados como medios de pago, es decir dinero.

¿A qué le llamamos dinero?

Según Homero Cuevas[3], el dinero al tomar diferentes formas en diferentes épocas no puede ser definido por estas formas particulares, sino por la función que cumple en el sistema económico. “ Todo lo que realice tales funciones, independientemente de las formas o vestiduras que adopte, constituye dinero”. Según Cuevas, “la existencia de dinero es un indicador seguro de que determinada sociedad ha alcanzado o había alcanzado un amplio desarrollo de su producción mercantil”.

Según Samuelson[4], el dinero es cualquier medio de cambio generalmente aceptado para el pago de bienes y servicios y la amortización de deudas. El valor real del dinero queda determinado por su poder adquisitivo, que a su vez depende del nivel general de precios. Según la teoría cuantitativa del dinero, los precios se determinan, en gran parte o en su totalidad, por el volumen de dinero en circulación.

¿Porqué utilizamos dinero?

El dinero como un medio de pago general (que se recibe a cambio de cualquier mercancía) rompe en el tiempo y el espacio la simultaneidad de la compra típica del trueque (M-M) donde M es mercancía, eliminando obstáculos para el intercambio (M-D-M) donde D corresponde a dinero.

El dinero tiene como función primaria servir como medio general de pago o de cambio de las mercancías. En una economía mercantil desarrollada todos los valores (precios de productos, sueldos, salarios, ganancias, rentas, etc.) se expresan en dinero. Sirve también como medio de atesoramiento de valor ( a pesar que la misma cantidad de dinero puede representar en el tiempo diferentes magnitudes de valor). El dinero se considera como la pieza clave de la vida económica moderna. Las funciones del dinero como medio de cambio y medida del valor facilitan el intercambio de bienes y servicios y la especialización de la producción. Su característica esencial es que se acepta generalmente para hacer y efectuar pagos. Todos los flujos de bienes y servicios, es decir toda la actividad económica, va acompañada de los flujos correspondientes de dinero. La demanda de dinero es el valor de las posesiones de dinero medido en función de su poder adquisitivo. El poder adquisitivo del dinero se mide por la cantidad de bienes que pueden comprarse con él.

¿Cuál es la función que cumplen los bancos en relación con el dinero?

En primera instancia, la prerrogativa o derecho exclusivo de acuñación de monedas era un monopolio del Estado. Para el profesor Hayek[5], la acuñación de moneda a cambiado en el tiempo de significación, pues se ha considerado un instrumento de soberanía, instrumento de poder y una tentadora fuente de ganancias.

En principio el papel del Estado consistía en certificar el peso y el material con que era hecha la moneda, luego en la edad media se extendió una "superstición": el acto de certificación del gobierno, confiere valor al dinero.

El Valor intrínseco del dinero como billete emitido o moneda acuñada, es diferente del valor que simboliza. Existe un ejemplo bien diciente de esto: una moneda de oro es acuñada en una onza de oro, con desgaste por el uso a través del tiempo esta moneda paulatinamente contiene menos oro del que tenía cuando fue acuñada, por ejemplo 9/10 de onza, luego de un tiempo 8/10 de onza pero simboliza aún 1 onza de oro. Esto implica que a pesar de contener menos oro simboliza ya no un peso específico sino un valor simbólico.

Según Cuevas, en el proceso de consolidación del dinero como símbolo los primitivos bancos de los siglos XVI y XVII (simplemente casa de depósito) jugaron un papel estratégico. Los comerciantes mantenían su dinero acumulado en ellos pagando un servicio de custodia y de seguridad. Al dificultarse el transporte físico de los bienes para el receptor del pago era más cómodo no retirar efectivamente la cantidad de metales preciosos pagados y se intercambiaba el certificado de propiedad. Cambio de propiedad para lo cual era simplemente necesario un documento legal. El papel moneda en este caso, es la evolución de un recibo al portador de la propiedad en el banco y emitido por el banco. Así, los bancos jugaron el papel de emisores indirectos de dinero, luego de la emisión primaria hecha por el Estado. Esto implicó que muchas transacciones se hicieran sin sacar una sola onza de oro del banco. Los banqueros consientes de esto emiten papeles al portador equivalentes a dinero en sus depósitos y más allá de sus depósitos, pues en esto existe una posibilidad de nuevos negocios ya que se presta la cantidad de dinero en el banco para prestar a otros usuarios con necesidad de dinero, manteniendo solo una cantidad necesaria en las bóvedas para cubrir las necesidades de los depositantes en dinero efectivo.

Cuenta una historia del sudeste asiático, que una tribu de aborígenes de una isla perdida en el pacífico, poseía una impresionante piedra preciosa. Esta piedra era valorada e idolatrada por todos en la isla y todos eran dueños de ella. Un día durante una incursión de tribus enemigas a la isla, la piedra fue removida de su pedestal con intenciones de ser trasladada a un sitio considerado seguro en una pequeña isla aledaña. En el trascurso del viaje la piedra cayó al mar y nunca más ha podido ser recuperada. A pesar de esto los aborígenes de la isla utilizan e intercambian su propiedad individual sobre la piedra (alguna vez colectiva) como medio de pago, es decir dinero. El banquero es el Oceano.

[1] Interesante aporte hecho por el profesor Gustavo Olmos de la EAN.
[2] Paul Wonnacott y Ronald Wonnacott, “Economía”, 4a edición, McGraw Hill.
[3] Homero Cuevas, “Introducción a la economía”, 5ª edición, Universidad externado de Colombia.
[4] Paul Samuelson y William Nordhaus, “ Economía ”, 16a edición, McGraw Hill.
[5] Friedrich Hayek, “La desnacionalización del dinero” Biblioteca de Economía, Folio.

6 comentarios:

  1. En una exposicion sobre dinero exotico en el Museo Arqueologico de Madrid vi una foto de una "moneda" de alguna gente del pacífico (trobriandeses, por ahi) que era una piedra de unos 3 metros de diametro. Debía de valer mucho la morrocota esa pero seguramente su valor tenia bajo coeficiente de dispersion. Jo jo jo.

    ResponderEliminar
  2. Felices celebraciones decembrinas para vos también. A pesar de la acepción bastante libre del coeficiente de dispersion, estoy de acuerdo con vos en lo de ser dificilmente divisible. El juego va por el lado de el mito y la superstición de valor intriseco alrededor del dinero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. WILLY O.R9:02 p.m.

    HOLA DIEGO,

    Gracias por la invitación a ver tu sitio web, exelente el nombre, y la temática es muy interesante, espero que la siga enriqueciendo con temáticas y sobre todo, con FINES y medios.


    WILLY O.R.

    ResponderEliminar
  4. Don Diego...

    Gracias por extenderme l invitacion a participar en su blog. bueno como creo que tengo derecho a replica... le envio el mio... la invitacion tambien es para que escriba.

    http://hidalgopina.blogspot.com

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  5. Güenas...

    Pasaba por acá a dejar dizzzzzque una correspondencia.

    http://raquiraespoquito.blogspot.com/

    Dizque pa` que lo visite, dice El Patrón.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. El problema es que yo sigo creyendo en mitos... y me hace falta de ese que llamamos dinero!!! jejejje

    ResponderEliminar